IMHOTEP, un “intensivista” en la época de los Reyes Egipcios!


IMHOTEP, un “intensivista” en la época de los Reyes Egipcios!

Citación:

Herrero S. IMHOTEP, un “intensivista” en la época de los Reyes Egipcios.  Journal of earls in Intensive Care Medicine 2011. Volumen 1. Nº 21. http://wp.me/p19kQl-8s

Introducción

Fue una de las personas mas notables de la época de los Reyes Egipcios y que además fue divinizada. Aparte de haber sido el médico de Dyeser, Sumo Sacerdote de Heliópolis que alcanzó el  rango de dios por sus propios méritos. En el Reino Nuevo fue venerado como patrón de los escribas y también fue identificado con Nefertum, hijo de Ptah.

También se le asoció a Thot (“El de Dyehut”, nomo XV del Bajo Egipto. Dios local y creador en Hermópolis Magna o ciudad de Hermes que en egipcio se denomina Jmun) y llegó a ser patrono de la sabiduría y la medicina. Se le muestra sentado, con un rollo de papiro desplegado sobre sus rodillas y un casquete (como un escribano). Los griegos lo identificaron con Asclepios o Esculapio fue adorado como el dios de la medicina.

Imhotep (en griego: Imutes, pronunciación en español: Im-jo-tep),  era conocido como sabio, médico, astrónomo, y el primer arquitecto conocido en la historia (aprox. 2690 – 2610 a. C.).

Sumo sacerdote de Heliópolis, fue visir del faraón Necherjet Dyeser (Zoser), y diseñó la Pirámide escalonada de Saqqara, durante la dinastía III. El significado de la palabra «Imhotep» es «el que viene en paz».1

Es el primer “científico” cuyo nombre ha llegado. No sólo era médico, también era arquitecto y astrónomo: esto indica que tenía los conocimientos de cálculo y geometría necesarios para dominar estas ciencias.

Se le incluyeron numerosos títulos honoríficos:

Cancillero o Tesorero del rey del Bajo Egipto, Primero después del rey del Alto Egipto, Administrador del Gran Palacio, Señor hereditario, Sumo sacerdote de Heliópolis, Imhotep el constructor, escultor, hacedor de vasijas de piedra… Inscripción en la base de la estatua de Dyeser (Zoser) hallada en Saqqara y Patrón de los escribanos.

Antes de él, nadie había tenido su nombre inscrito al lado del de un faraón, y en sus títulos no se menciona el de médico, pero sí el de productor de recipientes (creador de los vasos de piedra).

Tambien era conocido como arquitecto, En una roca de granito sobre la primera catarata del Nilo, un escultor que vivió mucho más tarde [por lo tanto los hechos no son totalmente exactos] había cincelado en jeroglíficos la historia de cómo Imhotep había salvado a su país, incluso del hambre.

La inscripción con el nombre y titulatura de Imhotep,   en la 3 ª fila a la izquierda, y el nombre de Horus de Djoser. Esta inscripción se encuentran en la base de una escultura de Djoser, lo que indica Imhotep fue un hombre de verdad, en lugar de un dios

Fue Imhotep quien se le atribuye haber diseñado el primer edificio piramidal (arriba) y se inició con piedra de cantería en lugar de todos los ladrillos de barro. Si nos fijamos en la historia del antiguo Egipto, podemos ver la evidencia que muestra que fue durante la época de Zoser que Egipto se convirtió en una nación verdaderamente grande – ya que se habían reunido las riquezas de todas las naciones vecinas vendiéndoles granos durante la hambruna.

En el antiguo egipto la medicina era pública (si, si como la nuestra):  era gratuita,  por lo tanto, accesible a todo el mundo, para todas las clases sociales y disponible en todo el egipto. Dependían del Templo que se denominaba la Institución (Sanatorio) y en el que en sus aledaños se ejercía tanto la enseñanaza (escuela) como las terapias (salas de sanación). Además era disponible en cualquier momento. Es lo más parecida a la nuestra curiosamente.

Esta institución maneja igualmente los lugares de atención médica dentro del templo, y especialmente en un espacio de cuidados, llamado a posteriori “sanatorio”, que no era un balneario como se había creído, sino espacios sacerdotales con bañeras llenas de agua sagrada, donde el enfermo era sumergido esperando una curación divina. Las normas de aprendizaje y de la práctica eran promulgadas por el médico del faraón, que se hallaba en la cúspide de la jerarquía médica; por debajo de él se encontraban los médicos de palacio, de los cuales uno era el Doctor jefe del norte y del sur, una especie de Ministro de Sanidad. A sus órdenes estaban los inspectores, supervisores y los maestros de los médicos (llamados por los egipcios sun-nu). En un escalón inferior se situaban la inmensa mayoría de los médicos prácticos.

La importancia de la medicina egipcia se traduce en la figura de Imhotep, considerado como el fundador de la medicina egipcia, y autor del papiro Edwin Smith acerca de curaciones, dolencias y observaciones anatómicas (aunque este texto probablemente fue escrito alrededor del 1700 a. C., con añadidos de otros médicos).2

IMHOTEP EL INTENSIVISTA

La concepción mítico-religiosa de la enfermedad en el Egipto de Imhotep conducía a un enfoque mágico-religioso y empírico a la terapia médica, es decir, una combinación de rituales, prácticas quirúrgicas y un extenso vademécum farmacológico. También se registran algunos intentos de racionalización, como los que se aprecian en el papiro Edwin Smith, que describe 48 casos clínicos sin mencionar causas ni tratamientos mágicos y aportando un enfoque racional sobre el tratamiento de ciertas enfermedades y las heridas.2

El papiro incluye lesiones y fracturas topográficamente ordenada del cráneo, cuello, miembros superiores, pecho a la columna dorsolumbar. El texto de este último caso (caso 48) llega a un final inesperado en el medio de una sentencia.3

El papiro está asombrosamente bien estructurado. Además de la mencionada estructura topográfica del libro, todos los casos están documentados en una forma similar. Cada caso incluye los siguientes subtítulos: Introducción”título”, ”síntomas significativos, ”El diagnóstico”, ”y si se considera tratable se hacía un ”Tratamiento recomendado”.

En este texto Imhotep recomienda el uso de inhalación de opiáceos como anestésico (padre de la anestesia). Describe observaciones anatómicas, el examen, diagnóstico, tratamiento y pronóstico de numerosas heridas con todo detalle incluyendo su actuación (como los intensivistas). Los tratamientos son racionales, y en un sólo caso se recurre a remedios mágicos. El papiro contiene las primeras descripciones de suturas craneales, de la meninge, la superficie externa del cerebro, del líquido cefalorraquídeo, y de las pulsaciones intracraneanas. Según un grabado de una losa sepulcral en Saqqara, Imhotep preconizaba la aplicación de presión en las arterias carótidas para calmar el dolor de cabeza, al disminuir el flujo de sangre al cerebro. Imhotep afirmaba que el pulso era un índice del corazón y de las condiciones del enfermo.4

La medicina estuvo regulada desde tiempos de Imhotep, como testifica una inscripción en una pared de Saqqara, con las reglas éticas que regulan la profesión bien definidas: el lugar de la instalación de los centros de cuidados, la supervisión de estos, supervisión de la actividad del sun-nu, la estimación de su rendimiento, acciones disciplinarias. No le estaba permitido emplear métodos terapéuticos que se salieran, de la ortodoxia sólo podía emplear aquellos que definía la autoridad de los tratados clásicos y en tal caso aunque los resultados obtenidos no fueran buenos estaba libre de todo reproche.

Imhotep es todavía tenido en gran estima por los médicos que, como el eminente médico del Siglo XIX Sir William Osler (“El Padre de la Medicina Moderna”), lo considera “la primera figura de un médico que destaca claramente de las nieblas de la antigüedad.” En cristiano “el padre de la Medicina”.

Referencias

Notas
    1. ↑ Orlando Mejía Rivera Introducción crítica a la historia de la Medicina (en español). Publicado por Universidad de Caldas, 1999; pág 447. ISBN 958-8041-19-8
    2. a b c Fernando Lamata Cotanda, Fernando Lamata, José María Segovia de Arana Manual de administración y gestión sanitaria (en español). Publicado por Ediciones Díaz de Santos, 1998; pág 11. ISBN 84-7978-346-X
    3. ↑Joost J. van Middendorp, Gonzalo M. Sanchez, and Alwyn L. Burridge The Edwin Smith papyrus: a clinical reappraisal of the oldest known document on spinal injuries Eur Spine J (2010) 19:1815–1823
    4. ↑ Juan Surós Batlló, Juan Surós Forns. Semiología médica y técnica exploratoria (en español). Publicado por Elsevier España, 2001; pág 234. ISBN 84-458-1080-4
    5. ↑ Manuel B. Cossío, José Pijoán, Jean Roger Rivière. Summa Artis, historia general del arte (en español). Publicado por Espasa-Calpe, 1931; pág 69. Procedente de la Universidad de Michigan. Digitalizado el 25 Ene 2007
Referencias digitales
  • Rosa Thode, El panteón egipcio, Imhotep en egiptologia.org
Bibliografía
  • Desroches Noblecourt, Christiane (2006). La herencia del Antiguo Egipto. Edhasa.

Citación:

Herrero S. IMHOTEP, un “intensivista” en la época de los Reyes Egipcios.  Journal of earls in Intensive Care Medicine 2011. Volumen 1. Nº 21. http://wp.me/p19kQl-8s

J Pearls Int Care Med © 2011 ·Todos los derechos reservados. All rights reserved

Journal of Pearls in Intensive Care Medicine - Perlas en Medicina Intensiva

Herrero-Varon's MD Editors. Asturias (Gijón) and Houston (TX, USA). Languaje EN/ES 2011-2016

%d bloggers like this: